Aumenta la violencia contra las mujeres en México

Aumenta la violencia contra las mujeres en México

El hogar no es un espacio seguro para muchas mujeres en todo el mundo y las cuarentenas y los encierros de la era del coronavirus han aumentado el riesgo de violencia de género. En México, las estadísticas reflejan esta realidad y, además, las mujeres enfrentan el riesgo creciente de convertirse en blanco de los delitos violentos relacionados con las drogas y la militarización de las fuerzas de seguridad del Estado.

Según la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) el año pasado, 3,752 mujeres fueron asesinadas violentamente. De ellas, 969 fueron clasificadas como feminicidios, definidas como la muerte violenta de una mujer por su género, un ligero aumento con respecto a la cifra del año anterior.

México es el segundo lugar en feminicidios en América Latina

Según datos compilados por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, México tiene el segundo mayor número total de feminicidios en la región, después de Brasil, mientras que los cercanos El Salvador y Honduras tienen las tasas per cápita más altas. La prevalencia de delitos violentos, una cultura de machismo y la débil implementación de medidas diseñadas para proteger a las mujeres significan que América Latina es el hogar de 14 de los 25 países con las tasas más altas de feminicidio en el mundo.

Los primeros meses de la pandemia de coronavirus fueron particularmente peligrosos para las mujeres mexicanas, según Maissa Hubert, subdirectora ejecutiva de Equis Justicia Para Las Mujeres, una ONG con sede en Ciudad de México. “Durante los primeros meses de la pandemia, vimos un aumento en varias formas de violencia de género”, dice. «En total, 11 mujeres asesinadas cada día, en comparación con 10 por día a principios de 2020».

En marzo de 2020, los centros de llamadas de emergencia recibieron 26.000 denuncias de violencia contra las mujeres, la más alta jamás registrada en México. Se cuadriplicó el número de mujeres que abandonaron sus hogares para refugiarse en la Red Nacional de Refugios.

Fuera del hogar, sin embargo, el continuo crecimiento de las organizaciones criminales transnacionales de México y la respuesta militarizada de las fuerzas de seguridad del estado han aumentado aún más los riesgos para las mujeres. Si bien la delincuencia disminuyó en los primeros meses de la pandemia, el vacío de seguridad ha aumentado los enfrentamientos entre 198 grupos armados activos en el «panorama criminal hiperfragmentado» del país, según International Crisis Group.


Comentarios